Un gran material, el hormigón biológico

Un gran material, el hormigón biológico

Atentos a los nuevos materiales de construcción que puedan servir para mejorar los edificios, hemos sabido que un equipo de la Universidad Politécnica de Cataluña ha patentado un hormigón biológico con capacidad para servir de soporte para el crecimiento de algas, líquenes, hongos, y musgos. La idea no es otra que la de conseguir fachadas con un acabado vegetal.

Combinando hormigón carbonatado (pH de 8) con un cemento de fosfato de magnesio, se ha encontrado un nuevo material que sirve de soporte para estos organismos. Los investigadores están ahora centrados en conseguir una aceleración de este proceso, para que las fachadas se vean cubiertas en menos de un año, y que a su vez muestren un aspecto cambiante según las estaciones, pero también evitando la aparición de otro tipo de vegetación que pudiera dañar este elemento constructivo.